¿Cómo ayudo a mis estudiantes a profundizar sus propios conocimientos?

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, dar a los estudiantes tiempo para reflexionar sobre su conocimiento realmente importa y es una práctica esencial para su formación. Al permitirles reflexionar, en lugar de saltar de lección a lección, los estudiantes pueden reconocer sus fortalezas y debilidades.

¿Cómo lo puedo hacer?

Aquí te damos una serie de actividades que puedes realizar con tus estudiantes:

Estimula el pensamiento de los estudiantes haciendo preguntas:

  1. Al inicio de la clase:
  • ¿qué saben del tema?
  • ¿qué esperan aprender?

Invitarlos a pensar antes de empezar es de utilidad para que se enfoquen en una meta, se motiven y tengan una dirección.

2. Cuando ya tienen el contenido:

  • ¿para qué me puede servir?
  • ¿cómo puedo aplicarlo?
  • ¿Puedo explicarle a alguien lo que aprendí?

3. Cuando ya aplique lo aprendido:

  • ¿pude solucionar el problema?
  • ¿tengo alguna duda que surgió al aplicar lo que se?
  • ¿cómo puedo mejorar?

También puedes realizar estas actividades:

Hacer videos: hará que los estudiantes usen su creatividad al dar una perspectiva diferente a un tema. Puede ser una excelente manera de repasar lo que aprenden, dándoles una idea de su progreso.

Hacer Citas: haga que los estudiantes encuentren una cita, una canción, una marca o una obra de arte que represente un concepto de la clase para que puedan relacionar lo que ven en la lección con cosas de la «vida real». También les permite mostrar su pasión e interés.

Tomar descansos: los maestros no pueden obligar a los alumnos a reflexionar, solo pueden convertirlo en un hábito. Dar un «descanso de reflexión» durante la clase, alienta al alumno a expresar sus pensamientos sobre lo que ha aprendido hasta ahora. Después de un tiempo, aprenderán a reflexionar por su cuenta.

Tu también reflexiona. De esta forma le das dirección e intención a tu trabajo.

Entonces, te invito a revisar el siguiente video:

Anuncio publicitario