¿Normas de convivencia en docencia en línea?

Las normas de convivencia surgen como parte de las tantas estrategias implementadas en la política nacional de convivencia escolar planteadas por el Ministerio de Educación (MINEDUC) en el año  2019, este plantea que la convivencia escolar es el conjunto de las interacciones y relaciones que se producen entre todos los actores de la comunidad, entre individuos, grupos y/o organizaciones. Refiere a aquellos modos de convivir que se quieren promover en el contexto educativo (trato respetuoso, relaciones inclusivas, resolución dialogada y pacífica de conflictos, participación democrática y colaborativa) y también aquellas formas de convivencia que se quieren evitar (violencia, acoso, agresión, discriminación).

Desde este marco general se desprende la importancia de incluir esta sana convivencia en los contextos de aula, concretizado en normas de convivencia y definidas en diferentes marcos teóricos como un conjunto de reglas y/o pautas de protocolo, establecidas en el contexto de aula a fin de orientar y facilitar las relaciones entre los sujetos, garantizar el buen desarrollo de la clase, promover el aprendizaje y la interacción sana y respetuosa entre los actores.

¿Para qué sirven estas normas?

Las normas de convivencia permiten al docente propiciar un ambiente y contexto de bienestar, de buen trato e integración, incentivando en los estudiante la adquisición de valores y aprendizajes socio emocionales que aportan a su desarrollo y aprendizaje integral, contempla generar interacciones respetuosas y desafiantes dentro de ambientes enriquecidos y seguros, en los que los niños se sientan considerados, confiados y protagonistas de su propio aprendizaje.

Veamos algunos ejemplos:

A modo de recomendación, se hace necesario que cada docente pueda conocer y adecuarse a los manuales normativas y normativas internas de convivencia escolar de cada establecimiento educativo, según las flexibilidades y posibilidades que el MINEDUC define, por lo tanto desde ese marco definir las normas de convivencia a establecer, favorecer y potenciar dentro del aula.

las normas de convivencia en gran medida apuntan a desarrollar y promover valores como el respeto, buen trato, la tolerancia, resolución pacífica de conflictos, etc. 

  • Procurar conectarse a la hora definida por el docente (puntualidad).
  • Cuidar del aseo e imagen personal 
  • Saludar al inicio al docente y a los demás participantes que estén presentes en el aula virtual, así como despedirse al finalizar esta.
  • Respetar las opiniones de los participantes.
  • Utilizar un lenguaje adecuado para comunicarse.
  • Evitar el uso de descalificaciones entre los participantes.
  • Levantar la mano o escribir por interno al docente si desea hacer alguna consulta o acotación.
  • Tolerar las opiniones que puedan ser distintas entre los participantes, todo argumento puede ser un aporte.
  • Los participantes pueden aportar, enriquecer, complementar y/o ayudar, de manera respetuosa, a los argumentos entregados por otro. 

Para profundizar te invitamos a ver el video: «Seminario: “Política de Convivencia Escolar en el contexto de pandemia”», transmitido por Ministerio de Educación, Gobierno de Chile, disponible aquí:

¿Qué estrategias de aprendizaje en el aula permiten que mis estudiantes logren aprendizaje significativo vinculando sus experiencias previas?

Las Estrategias de aula y complementarias para el desarrollo de aprendizajes significativos tiene dos objetivos que se centran en mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje. El primero es desarrollar conocimientos, habilidades y actitudes a través de la implementación de estrategias efectivas en el aula. El segundo objetivo busca formar alumnos integrales a partir de distintas estrategias de apoyo y acompañamiento según su nivel de desarrollo. 

En primer lugar debemos responder la siguiente pregunta:

¿Qué estrategias de apoyo puedo utlizar para formar alumnos integrales?

Los elementos a considerar en aulas efectivas son:

1. Participación activa y permanente de los estudiantes. 

  • Momento de Inicio de la clase: Al inicio de la clase, el docente sigue una rutina que favorece la organización del curso: saluda a sus estudiantes, recuerda las normas de convivencia que el curso ha definido y publicado en el diario mural, explica el objetivo de aprendizaje y presenta las actividades que se desarrollarán para alcanzarlo. A continuación, se realiza una motivación que conecta a los estudiantes con el aprendizaje. Entre estas actividades de inicio se mencionan, como ejemplo, la entonación de una canción con las tablas de multiplicar o rutinas en las que se apoya a los estudiantes con mayor dificultad.
  • Contextualización de los contenidos: Antes de comenzar con los contenidos de la unidad, se contextualiza el aprendizaje a partir de situaciones cotidianas de los estudiantes y de los conocimientos que ellos ya tienen. Por ejemplo, en una clase de Segundo Ciclo, para empezar a tratar la temática de la tragedia, la profesora indagó entre los alumnos acerca de situaciones dramáticas que ellos conocían. A medida que los estudiantes daban ejemplos, ella complementaba y establecía una relación con el concepto de tragedia, lo que además les permitió construir en conjunto la definición del concepto. Esto demuestra que el punto de partida contextualizado, los aportes de los estudiantes y el fundamento teórico aportado por el docente contribuyen a una mayor comprensión del contenido.
  • Momento de cierre de la clase: Durante el cierre de la clase, el docente verifica el logro del objetivo planteado y realiza una retroalimentación. Utiliza variadas preguntas, como ¿qué vimos?, ¿cuál era el objetivo?, ¿cómo trabajaron hoy?, ¿qué aprendimos? y ¿qué hicimos?. Asimismo, en conjunto se revisan las actividades y se elabora un resumen de la clase con la finalidad de verificar cuánto aprendieron, qué faltó por aprender y cómo aprendieron. También se plantea un desafío para la clase siguiente, que puede relacionarse con una pregunta o una investigación en torno al tema que se tratará posteriormente, estrategia que sirve como motivación al aprendizaje. Cabe señalar que regularmente el profesor promueve que se apliquen los aprendizajes en clases: los alumnos demuestran lo aprendido y opinan respetando turnos y reconociendo errores. En estas instancias el docente refuerza, complementa y felicita por los logros alcanzados e insta a los estudiantes a mejorar ante las equivocaciones. 

2. Variedad de estrategias pedagógicas

Durante el desarrollo de las clases, el docente incorpora variadas estrategias didácticas para mantener la atención de los estudiantes, lo que permite que el proceso sea más eficiente. Con este propósito, aborda con entusiasmo los temas, conceptos y ejemplos; moviliza a los estudiantes con una actitud dinámica, preguntándoles constantemente si comprenden el contenido y las actividades propuestas. De este modo, las estrategias utilizadas permiten que los alumnos investiguen; elaboren esquemas gráficos, resúmenes y mapas conceptuales; representen y dramaticen historias, cuentos y leyendas; diseñen y elaboren maquetas y modelos. Junto con las actividades individuales, se planifican instancias en parejas o en grupos, que promueven el trabajo colaborativo y que facilitan que los estudiantes compartan experiencias, discutan y construyan en conjunto sus aprendizajes, en el marco de normas de convivencia que constantemente son recordadas por el docente durante el desarrollo de la clase.

Img video

3. Ambiente de clase respetuoso y armónico 

Se destaca que las normas se expresan con lenguaje positivo; por ejemplo, se les pide a los alumnos usar un tono de voz adecuado. Esto genera un ambiente en el que el respeto por el otro es central y en el que el docente se refiere a los estudiantes por su nombre. Este ambiente afianza el dominio de grupo del profesor, quien organiza al curso para que todos puedan participar en la clase, respetando turnos y valorando opiniones.  Asimismo, se comunican altas expectativas para que los alumnos lleguen a la educación superior, mensaje que rescata la importancia del aprendizaje para transformar sus vidas. Esto está presente en el discurso diario y los alumnos lo reconocen. Por último, cuando los estudiantes obtienen logros, los docentes los felicitan y destacan ante sus compañeros. 

En segundo lugar debemos responder la siguiente pregunta:

¿Qué estrategias puedo utillizar para desarrollar aprendizajes de conocimientos, habilidades y actitudes en mis estudiantes del siglo XXI?

Para responder esto, dejamos a tu disposición este documento descargable, donde podrás encontrar una serie de estrategias didácticas que te permitirán trabajar las competencias que demanda la sociedad del siglo XXI y la pedagogía para el aprendizaje profundo.

El docente incorpora variadas estrategias didácticas para mantener la atención de los estudiantes, lo que permite que el proceso de enseñanza aprendizaje sea más eficiente.


¿Qué técnicas puedo utilizar para producir una positiva interacción pedagógica?

De acuerdo a los lineamiento del Mineduc un DOCENTE COMPETENTE en este ámbito es aquel que:

  • Utiliza estrategias que promueven la comprensión acabada de contenidos y procedimientos.
  • Formula Preguntas de Calidad que favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento.
  • Aprovecha la intervenciones de los estudiantes para clarificar y profundizar sus conocimientos y hace el uso del error como paradigma de su práctica pedagógica.
    Demuestra un buen manejo de los conocimientos de su asignatura y las estrategias metodológicas propias de su disciplina.
  • Utiliza las siguientes técnicas que favorezcan una positiva interacción con tus estudiantes en la sala de clases.

Técnicas para explicar conceptos

  • Utilizar ejemplos asociados a una explicación para profundizar los conceptos, que los estudiantes apliquen lo aprendido a ejemplos de la vida cotidiana, a situaciones o experiencias concretas.
  • Aprovechar la experiencia de los estudiantes a situaciones o hechos conocidos por ellos en su contexto cotidiano. Incorporar esta experiencia de los estudiantes para enriquecer el proceso de enseñanza – aprendizaje.
  • Utilizar los conocimientos previos de los estudiantes para relacionar los conocimientos anteriores con lo nuevo por medio de dos acciones:
    • A medida que los estudiantes entregan su conocimiento el docente realiza aclaraciones, hace precisiones y enriquece el concepto.
    • A medida que los estudiantes entregan sus experiencias previas y aprenden el nuevo conocimiento, el docente puede solicitar que apliquen lo que han aprendido a nuevas situaciones.

Para profundizar, mira el siguiente video:

Img video

Técnicas para explicar habilidades y procedimientos

  • Hacer uso del modelamiento para realizar un procedimiento y explicar de manera segmentada paso a paso.
  • Entregar orientaciones directas por medio de estrategias explícitas como por ejemplo “extraer las ideas centrales de un texto” a través de preguntas como: ¿Por qué crees que esa es la idea central del texto?; ¿Cómo te diste cuenta que esa es la idea central?.

Técnicas para aprovechar las intervenciones de los estudiantes en función del aprendizaje

  • Considerar el desempeño de los estudiantes para formular la respuesta correcta.
    No entregar directamente la respuesta correcta.
  • Considerar los errores de los estudiantes propiciando que éstos se den cuenta de sus errores y aprovechar las intervenciones de todos para enriquecer el aprendizaje.
  • Considerar siempre las respuestas de los estudiantes para la explicación de los conceptos, procedimientos y habilidades.
  • Propiciar un ambiente que logre que los estudiantes aprendan de sus propias respuestas.
    Ser capaz de realizar preguntas que permitan conducir las respuestas de los estudiantes para profundizar el aprendizaje.
  • Pedir a los estudiantes que justifiquen su respuesta o que desarrollen una justificación racional por medio de analogía de su vida cotidiana, ejemplo de sus afirmaciones.
  • Técnicas para realizar preguntas que favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento.
  • Formular preguntas que logren responder el ¿Por qué del fenómeno estudiado?, es decir que propicien la generación de hipótesis.
  • Formular preguntas que propicien predicciones de efecto o consecuencia del fenómeno estudiado ¿ Qué pasaría si….?
  • Formular preguntas que permitan evaluar el fenómeno estudiado ¿Cómo podrías justificar tu idea…? ¿Cómo utilizarías lo aprendido….?
  • Desarrollar preguntas que le permitan desarrollar comparaciones, inferencias y la transferencia de lo aprendido.
  • Formular siempre preguntas desafiantes.

En este contexto, es importante considerar las diferencias entre la interacción pedagógica y los procesos didácticos, un error que se suele cometer. El siguiente organizador gráfico clarifica ambos conceptos:

Interacción pedagógica y procesos didácticos
Interacción pedagógica v/s procesos didácticos

Recuerde: Formular preguntas de calidad y desafiantes, favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento y mantienen el interés.


¿Cómo establecer normas de convivencia en el aula?

Las condiciones ambientales del aula permiten crear unas relaciones personales acogedoras y un clima favorecedor del trabajo necesarios para el mejor aprendizaje.

Para construir un clima de clase adecuado, Juan Vaello propone una serie de medidas que pueden contribuir a favorecerlo:

  1. Es necesario establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos a lo largo del curso. Disponer de normas efectivas de convivencia que regulen los comportamientos más frecuentes.
  2. Mantener una relación de confianza con el alumnado. Entrenarles en relaciones de colaboración y de respeto.
  3. Conocer los roles del alumnado y propiciar que contribuyan a la convivencia y no la perturben, reconduciendo su actitud cuando sea necesario.

¿Cómo lograrlo?

1.- Es necesario establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos a lo largo del curso. Disponer de normas efectivas de convivencia que regulen los comportamientos más frecuentes.

Establecer con el grupo/clase qué conductas son aceptables y cuáles no en las primeras semanas porque, si no es así, las normas la acaban imponiendo los líderes negativos quienes inician conductas de tanteo e incumplimiento de normas desde el principio del curso. Aunque a lo largo del curso, las normas tienden a relajarse ligeramente, conviene esforzarse en mantenerla, para ello realice lo siguiente:

  • Elaborar normas explicítas y ubicarlas en un lugar visible de la sala de clases (pocas palabras, redactadas en positivo y que se puedan cumplir. Es necesario considerar las consecuencias de su incumplimiento reiterado. Ejemplo: Asistir a clase puntualmente, con el material y trabajar sin molestar a los demás. Consecuencias de incumplimiento reiterado…
  • Conviene aplicar de vez en cuando, realizar estímulos positivos (felicitaciones grupales, reconocimiento, observación) que permitan reforzar la norma y su cumplimiento para consolidarla.

2.- Mantener una relación de confianza con el alumnado. Entrenarles en relaciones de colaboración y de respeto.

  • Adoptar una actitud de ayuda y de accesibilidad al alumnado con una comunicación fluida y capaz de captar y comprender los estados emocionales del otro.
  • Conocer al alumnado e intentar comprenderlo, conocer sus circunstancias tanto personales como académicas o familiares, propiciando conversaciones informales, intercambiar información con otros profesores/as, saber qué se les da bien y qué les gusta.
  • Saber cómo nos ven para poder cambiar los rasgos menos aceptados, pactar cambios con ellos, reflexionar sobre el estilo de cada uno/a. Un instrumento útil puede ser la elaboración de una tabla de perfiles o cuestionario en la que se les pide 3 aspectos que le guste del profesor/a, 3 que no y 3 propuestas de cambio.
  • Que algún alumno/a problemático experimente el mantener el orden en la clase y el trabajo de sus compañeros durante un día.

Para profundizar, te invitamos a ver el siguiente video:

Img video

3.- Conocer los roles del alumnado y propiciar que contribuyan a la convivencia y no la perturben, reconduciendo su actitud cuando sea necesario.

  • En reunión de docentes reúna información grupal del grupo curso (líderes, rechazo, grupos).
  • Formar grupos de trabajo con roles de cada integrante. (4 estudiantes como máximo).
  • Localizar grupos perturbadores y neutralizarlos:
    • Impidiendo su formación cuando se tenga conocimiento, bien separando a sus componentes u ofreciéndole la posibilidad de permanencia, ligada al compromiso de cambio del grupo.
    • Haciéndoles ver la importancia de los intereses colectivos de la clase sobre los del grupo perturbador.
    • Pactando con los líderes o con los que actúan de satélites para interrumpir los refuerzos al líder negativo.
    • Pidiendo soluciones al subgrupo.

Tenemos la seguridad de que si ponemos en marcha sugerencias de este tipo o similares, el clima de nuestras aulas mejorará considerablemente.


¿Cómo mantener una relación de respeto con los estudiantes?

El respeto mutuo es el eje de una relación de convivencia positiva, pero no aparece espontáneamente sino que debe ser practicado y aprendido diariamente en clase, aplicándonos la máxima: «no hagas conmigo lo que no quieres que yo haga contigo».

Las relaciones entre profesores y estudiantes deben partir de la base de que cuentan con derechos similares y deberes, no puede estar basada en relaciones de autoridad y poder desmedidos ni asimétricos, sino en relaciones de reciprocidad y de respeto mutuo. Para ello, es imprescindible mantener una relación afectiva entre ambas partes, aunque dejando claro el papel que cada cual ocupa en el proceso de enseñanza y aprendizaje.


Las relaciones basadas en la asimetría de poder siempre son perjudiciales para el clima de aula.


¿Cuál es el proceso para conseguirlo?

  1. Adoptar una actitud de ayuda y de accesibilidad orientada al estudiante, con una comunicaciónfluida y capaz de captar y comprender los estados emocionales del otro.
  2. Conocer a los estudiantes, e intentar comprender su mundo, sus circunstancias tamto personales como académicas o familiares, propiciando conversaciones informales, intercambiando información con otros docentes, saber qué les gusta y que asuntos son de su interés.
  3. Saber cómo nos ven, para poder cambiar los rasgos menos aceptados, pactar cambios con ellos, reflexionar sobre el estilo de cada uno/a. Un instrumento útil puede ser la elaboración de una tabla de perfiles o cuestionario en la que se les pida 3 aspectos que les guste del profesor, 3 que noy 3 propuestas de mejora.
  4. Que algún estudiante con dificultades conductuales experimente mantener el orden en la clase, y el trabajo de sus pares, durante un día.
  5. La tutoría, tanto individual como colectiva, con la finalidad de resolver y prevenir los problemas y apoyar el desarrollo personal de nuestros estudiantes.

El siguiente video nos da algunos lineamientos más profundos al respecto:

Para profundizar, te invitamos a ver el siguiente video:

Img video


¿Qué hará desde hoy para mantener una relación de respeto con sus estudiantes?


 

¿Cómo desarrollar un clima positivo en el aula?

Las condiciones ambientales del aula permiten crear unas relaciones personales acogedoras y un clima favorecedor del trabajo necesarios para el mejor aprendizaje. Para construir un clima de clase adecuado, Juan Vaello propone una serie de medidas que pueden contribuir a favorecerlo:

  1. Es necesario establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos a lo largo de este. Disponder de normas efectivas de convivencia que regulen los comportamientos más frecuentes.
  2. Mantener una relación de confianza con los estudiantes. Entrenarles en relaciones de colaboración y de respeto.
  3. Conocer los roles de los estudiantes y propiciar que contribuyan a la convivencia y no la perturben, reconduciendo su actitud cuando sea necesario.

Propiciar y mantener una relación de confianza refuerza un buen clima en el aula.

¿Cómo establecer normas efectivas en el grupo curso?

Establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos. Disponer de normas efectivas.

  1. Establecer con el curso qué conductas son aceptables y cuáles no en las primeras semanas, porque si no es así, las normas las acaban imponiendo los líderes negativos, quienes inician conductas de tanteo e incumplimiento de normas desde el principio del curso. Aunque a lo largo de las calses, las normas tienden a relajarse ligeramente, conviene esforzarse en mantenerlas. A pesar de que cada profesor/a tiene su estilo, las normas no deben ser ambiguas para nadie, sino claras, realistas, aceptables y funcionales.
    1. Elaborar normas explícitas en la sala de clases. Normas efectivas que regulen los comportamientos más frecuentes. Redactadas por escrito (pocas, claras, redactadas en positivo, cumplidas -no admitir inclumplimiento-, flexibles, no fijar las que no se puedan hacer cumplir).
    2. Desvelar las normas implícitas. Establecidas por las rutinas que marcan en gran medida el funcionamiento del aula y que, en gran medida, conforman su clima para hacerlas explícitas, si son adecuadas, o eliminarlas si no lo son.
    3. Velar porque no exista contradicción entre unas y otras, ya que si es así, éstas se resuelven siempre a favor de las implícitas. Si tenemos como norma establecida la puntualidad pero se consiente reiteradamente su inclumplimiento, se terminará imponiendo la conducta contraria a la deseable.
    4. La efectividad de la norma depende de las consecuencias de su incumplimiento y de su cumplimiento.
    5. Conviene aplicar, de vez en cuando, estímulos positivos ante el cumplimiento de las normas para consolidarlas.

El siguiente video, profundiza aun más en estos tips:

Img video

¿Qué acciones comenzará a implementar usted para mejorar el clima de aula?


¿Cómo aprendemos los seres humanos?

*Nota: Se recomienda ver este artículo en un PC o con el celular en posición horizontal, para visualizar las tablas completas.

Para saberlo, es necesario conocer las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Cuáles son las bases biológicas del aprendizaje?

La clave está en considerar el cerebro y el cuerpo como un todo involucrado en el proceso de aprender, por lo tanto debemos considerar que aprendemos cuando percibimos estímulos con todos los sentidos de nuestro organismo y que este aprendizaje deja una huella en nuestra estructura biológica que tiene sentido cuando el aprendizaje tiene un sentido con el ambiente en el cual convivimos.

¿Qué es necesario conocer sobre el aprendizaje?

El aprendizaje según las bases neurobiológicas del aprender indican que en nuestra ingeniería cerebral son parte de la columna vertebral del aprendizaje tres estructuras, que constituyen los filtros del aprender:

SAR: Sistema reticular Activador, primer filtro del proceso de aprendizaje.

Amigdala: Estructura que forma parte del sistema límbico, y su papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales del aprender.

Dopamina: Neurotransmisor involucrado en los procesos del aprendizaje.

¿Cuál es la función de cada una de estas estructuras cerebrales en el aprendizaje? (Gire su teléfono a una posición horizontal para ver la tabla completa)

Estructura Filtro de aprendizaje Función
SAR ¿Puso atención o no? Recibe todos los estímulos del cuerpo y determina el tipo de información que quiero llevar a mi cerebro superior
AMIGDALA ¿Tengo ganas de aprender esto o no? Su función del flujo de emociones conecta lo que estamos aprendiendo con nuestra experiencia y le otorga valor.¡Esto es importante!
DOPAMINA Determina la intensidad del aprendizaje Estimula la concentración, la motivación y la memoria.

Tanto el cerebro como el cuerpo están constantemente involucrados en el proceso de aprender.

¡Importante!

¿Qué acciones docentes realizar de acuerdo a los tres filtros del aprendizaje?

SAR:

  • Presentar la información a los estudiantes de la manera más novedosa que se pueda, recuerda que siempre es importante llamar la atención.
  • Presentar objetivos de aprendizaje motivadores para todos los estudiantes.
  • Variación en los estímulos sensoriales (cambios en la voz, en el volumen y en el ritmo, cambios visuales en los colores de las presentaciones y en el movimiento del docente.

AMÍGDALA:

  • Realizar pequeñas tareas que permitan motivar a los estudiantes y que puedan ellos realizar en un corto tiempo, esto le indica al cerebro que es capaz.
  • Realizar rutinas de clases, un ambiente organizado otorga confianza en los niños.
  • Que los estudiantes generen un producto concreto de su tarea, esto desarrolla la creatividad.

DOPAMINA:

  • Que los estudiante obtengan una valoración social de sus actividades pedagógicas, la recompensa otorga motivación en el aprendizaje.
  • Frente al error utilice la técnica de dos refuerzos positivos para observar cambios en la conducta y luego si no hay respuesta un refuerzo negativo. Esto es la técnica del 2:1.

¿Qué actividades implementará desde hoy para crear un escenario de aprendizaje más estimulante y efectivo?