¿Cómo mantener una relación de respeto con los estudiantes?

El respeto mutuo es el eje de una relación de convivencia positiva, pero no aparece espontáneamente sino que debe ser practicado y aprendido diariamente en clase, aplicándonos la máxima: «no hagas conmigo lo que no quieres que yo haga contigo».

Las relaciones entre profesores y estudiantes deben partir de la base de que cuentan con derechos similares y deberes, no puede estar basada en relaciones de autoridad y poder desmedidos ni asimétricos, sino en relaciones de reciprocidad y de respeto mutuo. Para ello, es imprescindible mantener una relación afectiva entre ambas partes, aunque dejando claro el papel que cada cual ocupa en el proceso de enseñanza y aprendizaje.


Las relaciones basadas en la asimetría de poder siempre son perjudiciales para el clima de aula.


¿Cuál es el proceso para conseguirlo?

  1. Adoptar una actitud de ayuda y de accesibilidad orientada al estudiante, con una comunicaciónfluida y capaz de captar y comprender los estados emocionales del otro.
  2. Conocer a los estudiantes, e intentar comprender su mundo, sus circunstancias tamto personales como académicas o familiares, propiciando conversaciones informales, intercambiando información con otros docentes, saber qué les gusta y que asuntos son de su interés.
  3. Saber cómo nos ven, para poder cambiar los rasgos menos aceptados, pactar cambios con ellos, reflexionar sobre el estilo de cada uno/a. Un instrumento útil puede ser la elaboración de una tabla de perfiles o cuestionario en la que se les pida 3 aspectos que les guste del profesor, 3 que noy 3 propuestas de mejora.
  4. Que algún estudiante con dificultades conductuales experimente mantener el orden en la clase, y el trabajo de sus pares, durante un día.
  5. La tutoría, tanto individual como colectiva, con la finalidad de resolver y prevenir los problemas y apoyar el desarrollo personal de nuestros estudiantes.

El siguiente video nos da algunos lineamientos más profundos al respecto:

Para profundizar, te invitamos a ver el siguiente video:

Img video


¿Qué hará desde hoy para mantener una relación de respeto con sus estudiantes?


 

¿Cómo desarrollar un clima positivo en el aula?

Las condiciones ambientales del aula permiten crear unas relaciones personales acogedoras y un clima favorecedor del trabajo necesarios para el mejor aprendizaje. Para construir un clima de clase adecuado, Juan Vaello propone una serie de medidas que pueden contribuir a favorecerlo:

  1. Es necesario establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos a lo largo de este. Disponder de normas efectivas de convivencia que regulen los comportamientos más frecuentes.
  2. Mantener una relación de confianza con los estudiantes. Entrenarles en relaciones de colaboración y de respeto.
  3. Conocer los roles de los estudiantes y propiciar que contribuyan a la convivencia y no la perturben, reconduciendo su actitud cuando sea necesario.

Propiciar y mantener una relación de confianza refuerza un buen clima en el aula.

¿Cómo establecer normas efectivas en el grupo curso?

Establecer límites en la primera semana del curso y mantenerlos. Disponer de normas efectivas.

  1. Establecer con el curso qué conductas son aceptables y cuáles no en las primeras semanas, porque si no es así, las normas las acaban imponiendo los líderes negativos, quienes inician conductas de tanteo e incumplimiento de normas desde el principio del curso. Aunque a lo largo de las calses, las normas tienden a relajarse ligeramente, conviene esforzarse en mantenerlas. A pesar de que cada profesor/a tiene su estilo, las normas no deben ser ambiguas para nadie, sino claras, realistas, aceptables y funcionales.
    1. Elaborar normas explícitas en la sala de clases. Normas efectivas que regulen los comportamientos más frecuentes. Redactadas por escrito (pocas, claras, redactadas en positivo, cumplidas -no admitir inclumplimiento-, flexibles, no fijar las que no se puedan hacer cumplir).
    2. Desvelar las normas implícitas. Establecidas por las rutinas que marcan en gran medida el funcionamiento del aula y que, en gran medida, conforman su clima para hacerlas explícitas, si son adecuadas, o eliminarlas si no lo son.
    3. Velar porque no exista contradicción entre unas y otras, ya que si es así, éstas se resuelven siempre a favor de las implícitas. Si tenemos como norma establecida la puntualidad pero se consiente reiteradamente su inclumplimiento, se terminará imponiendo la conducta contraria a la deseable.
    4. La efectividad de la norma depende de las consecuencias de su incumplimiento y de su cumplimiento.
    5. Conviene aplicar, de vez en cuando, estímulos positivos ante el cumplimiento de las normas para consolidarlas.

El siguiente video, profundiza aun más en estos tips:

Img video

¿Qué acciones comenzará a implementar usted para mejorar el clima de aula?