¿Cómo elegir las actividades, recursos y medios para el desarrollo de las clases?

Son muchas las variables que determinan qué es lo apropiado elegir para que las clases tengan sentido para los estudiantes, Obviamente, los objetivos de la clase son la primera base de selección. Otro determinante son las necesidades, intereses y habilidades de los estudiantes. Además, hay que tener en cuenta si los estudiantes presentan la disposición para aprender una destreza, un concepto o una idea, una actitud o un valor. El tiempo y los recursos disponibles en el establecimiento también limitan o favorecen la elección.

Te recomendamos que elijas lo que está disponible en tu Unidad Educativa, y que uses la creatividad, con la finalidad de sacar el máximo provecho a esos recursos.

A continuación, podrás revisar a modo de sugerencia los recursos que puedes elegir según su incidencia en el proceso pedagógico de aula (Moreno H., 2004).

INCIDENCIA EN EL PROCESO PEDAGÓGICO 

RECURSO RECOMENDADO

Recurso para las distintas áreas tales como presentación de temas, actividades de motivación, actividades de síntesis y aplicación y evaluación. 

Desarrollo de hábitos de escucha en distintas situaciones comunicativas 

Actividades de dicción y expresividad de la voz. 

Noticias, prensa, libros, poemas… Pizarras, franelogramas, carteles, mapas… Visitas y excursiones, proyector de diapositivas, magnetoscopio, cámaras digitales, lectores de audio, fotografías, películas, presentaciones informáticas, grabaciones de audio, hipertextos e hipermedia. Internet.

Desarrollo de procedimientos de expresión y comunicación. Actividades de expresión oral, escrita, plástica, musical, dramática, etc. Desarrollo de la imaginación y la capacidad creadora. Elaboración de informaciones, noticias, etc.

Creación de poemas, canciones, música, teatro… utilizando distintos soportes técnicos. Elaboración de programas de radio, realización de vídeos, periódicos escolares, etc.

Desarrollo de la capacidad de descodificación y análisis de la información. Conocimiento del proceso de elaboración de la información. 

Realización de encuestas, reportajes en distintos soportes (audio, vídeo). Uso de gráficas y tablas para el análisis. Textos con información estadística. Experimentación en textos o en laboratorios de ciencias e informática.

“Considera que la elección de un buen recurso puede despertar el interés de tus estudiantes por aprender”.

Para profundizar un poco más, mira el siguiente video:

Img video

 


¿Cómo promover las interacciones pedagógicas en el aula?

El siguiente artículo fue creado a partir del Estudio de las interacciones pedagógicas dentro del aula, de la Agencia de la Calidad de la Educación, Diciembre del 2018.

*Nota: Se recomienda ver este artículo en un PC o con el celular en posición horizontal, para visualizar las tablas completas.

Las interacciones pedagógicas están vinculadas estrechamente con la enseñanza efectiva, entendida como la capacidad de los docentes de poner en práctica intervenciones que promuevan el aprendizaje y el desarrollo armónico de los estudiantes (Godoy, et. al, 2016).

Considerando lo anterior se definirán las interacciones pedagógicas como aquellos intercambios que ocurren entre individuos o grupos y que, al menos en teoría, se completan cuando existe una dinámica dialógica, es decir, cuando hay algún tipo de respuesta (Howe y Abedin, 2013).

Godoy (2016), realizan un compendio de la evidencia internacional sobre prácticas pedagógicas en aula para un estudio aplicado al contexto chileno, y destacan siete dimensiones en las que se entremezclan aspectos asociados a las creencias de los docentes (expectativas), aspectos de organización de la clase, estrategias para el aprendizaje y elementos socioemocionales. Estas dimensiones son:

  • Organización eficiente de la clase (reglas de conducta y procedimientos para transiciones breves).
  • Conexión emocional con los niños y sensibilidad ante necesidades académicas.
  • Altas expectativas sobre los niños.
  • Estructuración de la clase, con objetivos claros que son comunicados a los estudiantes y con monitoreo permanente de los aprendizajes de los niños, incluyendo el uso de evaluaciones.
  • Capacidad del docente para promover el involucramiento de los estudiantes, la conciencia de que cada uno es responsable de su propio aprendizaje y la motivación para lograr desarrollar tareas difíciles.
  • Foco en el desarrollo de los aprendizajes.
  • Estrategias de aseguramiento para el aprendizaje significativo.

El resultado de este estudio se centra en la Calidad de la interacciones pedagógicas en el aula, identificando las formas en que se implementaron, y las modalidades en que fueron ejecutadas.

Para conocer en detalle a qué se refiere la calidad de las interacciones pedagógicas, revisa lo siguiente:

Calidad de las interacciones pedagógicas en el aula

1. Preguntas que incentivan la participación.

CATEGORÍA DESCRIPCIÓN EJEMPLO
Preguntas orientadas a recordar conocimientos previos Indagan en el conocimiento de los estudiantes sobre conceptos, definiciones o contenidos relacionados con la temática de la clase. Generalmente se realizaron al inicio de la clase, antes de comenzar a abordar el contenido. “¿Qué significan las palabras exilio, migración e identidad? ¿es lo mismo emigrar, inmigrantes, migración?, ¿cuál es la diferencia? y ¿ qué es la identidad?” (3° Medio, Lenguaje, 3° medio).
Preguntas para monitorear el proceso de aprendizaje Supervisan que los estudiantes prestan atención al contenido entregado en clases o a las instrucciones que da el docente. Una estudiante lee la definición de hablante lírico. Luego, otra estudiante lee la definición de actitud lírica y el docente pregunta a las estudiantes “¿cuáles son las actitudes líricas que se pueden adoptar?” (Lenguaje, 6° básico).
Preguntas para aclarar dudas Evalúan si los estudiantes han comprendido el contenido o los ejercicios desarrollados en clases, y se abordan y aclaran las dudas o consultas que surgen en el momento. Están desarrollando un ejercicio en la pizarra de sustracción en donde la docente guía a los estudiantes para resolverlo, luego da un cierre explicando los pasos, y pregunta al curso: “hasta ahí ¿lo entienden?” y ellos responden “sí”. A lo cual ella retoma explicando los pasos y el procedimiento. Y termina preguntando, “¿lo podemos resolver?” y los estudiantes responden “si”. (Matemática, sí” (3° básico).
Preguntas para que los estudiantes complementen respuestas o preguntas elaboradas por sus pares Median entre las dudas de los estudiantes que surgen durante el desarrollo de la clase y la oportunidad que se brinda a los pares de apoyar en la respuesta o solución. Generalmente, el docente reiteraba la pregunta ya formulada por un estudiante, pero dirigida al curso, o en otros momentos solamente se pedía ayuda al curso para guiar al compañero que se encontraba con inquietudes. “Dígame ¿qué entendió por el concepto de audición? Es lo primero que vimos en la clase”, la estudiante no entrega una respuesta y la docente pregunta “¿quién puede ayudar a su compañera?” (Música, 6° básico).
Preguntas para desafiar a los estudiantes Invitan a los estudiantes a tomar ciertos riesgos simples, ya sea entregando una respuesta, hipotetizando sobre un tema o desarrollando una actividad particular. Mientras desarrollan diferentes ejercicios matemáticos, docente pregunta al curso “¿cuántos lo pueden calcular mentalmente?” (Matemática, 7° básico).
Preguntas para que estudiantes participen activamente de la clase Incentivan a que los alumnos se expresen de forma continua durante la clase, buscando que entreguen ideas, compartan sus experiencias o la tarea realizada. “¿Quién quiere leer su historia?” (6° básico, Taller de informática y tecnología).

“¿Qué opinan ustedes de la actividad que acabamos de hacer?” (Artes visuales, 7° básico).

2. Preguntas que incentivan la elaboración.

CATEGORÍA DESCRIPCIÓN EJEMPLO
Preguntas de razonamiento, comparación y cálculo Alientan un proceso de razonamiento por parte del estudiante, y la obtención de información nueva a partir del trabajo con la información entregada. De manera recurrente, se observó esta forma en las clases de Matemática. “Teníamos 7, le pedimos 1 y quedaron 6, ¿cuántas tengo que sacar?” (Matemática, 3° básico).
Preguntas de interpretación, indagación, exploración Apuntan a una operación más compleja que admite distinto tipo de interpretaciones y conclusiones por parte del estudiante, son más abiertas que las preguntas de razonamiento, que apuntan a un resultado acotado. “¿Qué emociones creen ustedes que se conectan con el video que vimos?” (Filosofía, 3° medio).
Preguntas por juicio, opinión, preferencia o postura personal de los estudiantes Se elaboran desde la perspectiva individual del estudiante, ya sea a partir de un juicio, o una postura personal. En algunos casos, se conectan con la vivencia personal de los estudiantes y, en otros, apuntan a ideas o percepciones de carácter más racional. Dirigiéndose a un estudiante, docente pregunta “¿Y qué piensas tú sobre la afirmación ‘nunca estarás satisfecho con lo que tienes?’” (Filosofía, 3° medio).
Preguntas sobre temas valóricos Elaboran temas valóricos con la intención de destacar ciertos valores particulares entre los estudiantes, más que propiciar una discusión valórica abierta. “¿Qué les parece la actitud de Patita?, ¿por qué se burlaron?, ¿burlarse de la apariencia física está bien?” (Lenguaje, 3° básico).

3. Preguntas de análisis y razonamiento.

CATEGORÍA DESCRIPCIÓN EJEMPLO
Reflexionar y aplicar conceptos a partir de ejercicios o experimentos Promueven la reflexión y el análisis de conceptos o temas trabajados en la asignatura luego del desarrollo de ejercicios (teóricos o prácticos). Se observó con mayor claridad en clases de Ciencias y de Matemática, que, a través de preguntas después de experimentos o estudios de casos, los estudiantes debían identificar o reconocer aprendizajes previos. El docente hace un pequeño experimento donde van a ver cuál es la probabilidad de que el suelo retenga más agua. Pregunta: “¿qué ocurrió con pedregoso?, ¿retiene agua? Salen burbujas ¿y eso indica qué cosas? ¿Y este? Si el suelo arcilloso, todavía no cae el agua, ¿es permeable o impermeable?” (Ciencias, 6° básico).
Reflexionar de manera guiada sobre la comprensión y resolución de un ejercicio Revisan abiertamente la resolución de un ejercicio. El docente busca que los estudiantes vayan aportando en su avance y él consolida estos avances dando respuestas o entregando nuevos conceptos. Docente pide que construyan el procedimiento de cómo llegar a resolver el ejercicio propuesto de cálculo de fracciones, pero sin preocuparse tanto por el resultado. Luego de la respuesta de uno, le pide a otro que indique por qué cree que éste siguió determinado procedimiento. Después, sigue avanzando en la resolución, con todo el curso (Matemática, 7° básico).
Orientar y revisar los pasos para resolver un ejercicio Generación de preguntas que tienen por objetivo mencionar e ir reflexionando sobre los pasos que se siguen para avanzar en la resolución de un ejercicio, y la explicitación de los argumentos que sostienen las decisiones del procedimiento de resolución. Docente pregunta “¿qué debería hacer primero para resolver el ejercicio planteado (el 40% de 900)?” Docente le pregunta a estudiante sobre ejercicio “¿Lo hiciste? ¿cómo lo hiciste?

Fernanda, ¿cómo resolviste el problema que leyó…? Fernanda ¿qué hiciste para encontrar la respuesta al problema que leyó Sofía, letra a?” la estudiante responde y docente explica “pero yo no quiero que me des la respuesta, quiero que me digas cómo lo resolviste, ¿qué hiciste?” Estudiante le responde sumó y docente le pregunta “¿qué sumaste?”. Estudiante dice a la profesora cómo posicionó los números para realizar la operación (Matemática, 3° básico).

Generar teoría y/o reconocer conceptos a partir de los resultados de un experimento Organización procesos de razonamiento a través de preguntas que buscan generar conclusiones que apunten al desarrollo de conceptos o hipótesis explicativas sobre un experimento o ejercicio. Docente dice que tienen que llegar a conclusiones sobre el experimento realizado y realiza preguntas sobre aspectos que deben tener claros: “¿cuántos creen que perdió agua el suelo?

¿Todos los suelos se evaporaron de una u otra manera, unos más que otros? ¿En este qué vieron?”

Luego, realiza preguntas acerca de qué indica que saliera vapor de algunos suelos, en qué estado salió el agua, qué debería ocurrir al pesar la tierra si se perdió agua en estado de vapor, cuándo debería tener menos masa y por qué. Posteriormente, consulta en qué suelo creen que es más fácil encontrar una lombriz y qué otras observaciones ocurrieron en el transcurso del experimento recién realizado (Ciencias, 6° básico).

Para profundizar, te invitamos a ver el siguiente video:

Img video

Acciones docentes para promover la interacción pedagógica

CATEGORÍA DESCRIPCIÓN EJEMPLO
Supervisar el trabajo y entregar orientaciones Se desarrollan mientras los estudiantes realizan alguna actividad o tarea que les había sido encargada, ya sea en grupos o de forma individual. Docente comienza a pasar por los puestos de los estudiantes revisando sus respuestas a partir de la guía entregada, en algunos casos les hace preguntas para guiarlos (Filosofía, 3° medio).
Revisar los resultados Revisan tareas hacia el final de la actividad, y se pidió a los estudiantes que expresaran o expusieran sus resultados frente al curso. El docente dice a los estudiantes: “Ahora sí parece que terminaron”, y llama a un estudiante a realizar el primer ejercicio en la pizarra, éste lo realiza, luego, el docente, junto con el curso, revisan el ejercicio (Matemática, 2° medio).
Revisar de manera constante Ejecutan una revisión individualizada de la tarea o actividad, entregando algún tipo de evaluación escrita o dejando constancia de la revisión. Docente se pasea por los puestos revisando que las estudiantes realicen la tarea y a aquellas que ya han terminado o tienen correcta la actividad, les coloca un ticket en sus cuadernos (Lenguaje, 6° básico).
Vincular con procesos de aprendizaje grupal Revisan las actividades para desencadenar procesos de aprendizaje más amplios. Profesora revisa ejercicio desarrollado en el pizarrón por una estudiante: La profesora, luego que una estudiante fue a resolver un ejercicio al pizarrón pregunta al curso: «¿Estará bien? ¿Por qué?

La profesora ayuda al estudiante a volver a resolver el ejercicio (no estaba correcto), mediante preguntas: “ qué tenemos ahí” “Y qué se hace” “Qué tienes que hacer ahí” “Cuál es el resultado”.

La profesora, luego de volver a proyectar el video con el ejercicio correcto, pregunta al curso en relación al ejercicio anterior “En qué se habían equivocado” (Matemática, 7º básico).

Te invitamos a utilizar estas sugerencias para que puedas mejorar la interacción pedagógica con tus estudiantes. ¡Vamos, que se puede!.


¿Cómo lograr que mis instrucciones sean comprendidas por todos mis estudiantes?

En el siguiente artículo encontrarás herramientas práctica para mejorar la comunicación efectiva en el aula, pero sin duda no debemos desconocer que todo esto se sustenta en un marco teórico de varios autores que han estudiado este campo de investigación.

*Nota: Se recomienda ver este artículo en un PC o con el celular en posición horizontal, para visualizar las tablas completas.

En primer lugar, para favorecer una comunicación efectiva en el aula debes de contar con una serie de estrategias verbales y no verbales  que se deben considerar, en el entendido que el aula como un espacio en donde todos los elementos participan de la situación comunicativa.

Técnicas verbales de Comunicación Efectiva (Adaptado de Bueno y Garrido, 2012)

TÉCNICA DESCRIPCIÓN CÓMO SE LLEVA A LA    PRÁCTICA
ACEPTACIÓN Consiste en reconocer los logros y las cosas que nos gustan de los demás.
  1. Use el nombre propio del alumno.
  2. La interacción es mantenida con la mirada.
  3. Tocando el hombro del alumno transmite calidez.
  4. El mensaje verbal se centra en un aspecto concreto.
DISCO RAYADO Consiste en repetir una y otra vez el mensaje hasta que nos aseguremos de que no ha sido ignorado.
  1. Repita el mensaje hasta que no pueda ser ignorado, muéstrese insistente.
  2. Mantenga el control emocional, no pierda la calma.
  3. No emplee las mismas palabras y haga énfasis en aquellas que quieren que sean recordadas por mayor tiempo.
EL ACUERDO VIABLE Implica que, en una situación de enfrentamiento entre dos partes, ambas deben ceder algo, pasando de posturas extremas a otras más cercanas donde es posible un entendimiento.
  1. Plantee el problema claramente.
  2. Escuche activamente.
  3. Póngase en el lugar del interlocutor.
  4. Busque alternativas.
  5. Seleccione la mejor y sugiera la solución.
  6. Logre el compromiso usando expresiones como: “qué te parece si intentamos…”.
DECIR “NO” Negarle a alguien una petición sin rechazar a la persona que la hace.
  1. Buscar la forma y el momento adecuado.
  2. El “no” debe ser firme, directo, claro y expresado sin ningún sentimiento de culpabilidad.
  3. Usando razones aceptables para el interlocutor, pero no excusas.
BANCO DE NIEBLA Consiste en no negar completamente las opiniones del interlocutor y no contraatacar con otras.
  1. No discutir sobre las razones que quizá sean aceptables.
  2. Reconocer cualquier verdad contenida en las declaraciones de la otra persona, pero sin aceptar lo que propone.
  3. Aceptar la posibilidad de que las cosas pueden ser como las entiende el otro.
  4. Conviene parafrasear los puntos clave de la postura mantenida por la otra persona y tras ello añadir una frase que deje clara nuestra opinión contraria.
MENSAJES “YO” Es un mensaje enviado en primera persona que facilita la comunicación y persuade o convence a nuestro interlocutor para que cambie su modo de actuar hacia la forma que nosotros deseamos.
  1. Describir la conducta que no nos ha gustado.
  2. Describir en qué nos afecta esa conducta.
  3. Expresar los sentimientos que nos origina este inconveniente.
  4. Evitar generalizaciones, juicios, etiquetas, etc.
  5. Diga qué puede hacer su interlocutor.

Para profundizar, mira el siguiente video:

Img video

Técnicas No Verbales de Comunicación Efectiva (Adaptado de Fernández, 2011)

Una buena forma de empezar la clase es sonreír al entrar al aula.

Entrar en clase sonriendo transmite cercanía y una actitud amigable y conciliadora para con los alumnos. Se trata de transmitir que el proceso de enseñanza aprendizaje es algo grato para todos.

El profesor debe situarse de frente a sus alumnos ya que esta orientación supone un mayor nivel de implicación con los alumnos.

La forma más adecuada de dirigir a los chicos es situándonos frente a ellos. Esto ayuda a transmitir la propia implicación y al mismo tiempo a demostrar seguridad y confianza en aquello que se está contando o explicando.

Cruzar los brazos o situarse constantemente detrás de la mesa del profesor no son actitudes positivas pues indican una actitud negativa o defensiva.

Esto genera un efecto de distanciamiento y da una sensación defensiva que es conveniente eliminar siempre que sea posible. Del mismo modo, los brazos cruzados dan a entender a los chicos que se tiene hacia ellos una actitud defensiva y poco conciliadora. Les resultará difícil acceder al docente si perciben una actitud hostil o poco amigable por su parte.

Si se quiere transmitir una sensación de seguridad es bueno pasearse por todo el aula. Sin embargo, un movimiento incongruente o excesivo distrae a los alumnos y además puede transmitir sensación de nerviosismo.

Caminar por el aula al mismo tiempo que se explica ayudará a conseguir que los alumnos sigan con mayor interés aquello que se les está transmitiendo. Es también una forma de mantener un clima de escucha en la sesión e implicar a todos los alumnos en ella. Sin embargo, un excesivo movimiento por parte del docente puede resultar poco armónico y da una sensación de nerviosismo, que no se quiere que los alumnos perciban. El movimiento del docente debe ser dinámico, más nunca debe resultar estridente por ser excesivo o brusco.

Es importante que el docente mire a los ojos de sus alumnos. Favorece la comunicación.

Mirar a los ojos a los alumnos es, sin duda, una de las mejores fórmulas para captar su atención. Al mismo tiempo mantener el contacto ocular permite también darse cuenta de si están comprendiendo, o no, lo que se les está contando.

El tono del maestro o profesor deber ser sosegado a la vez que firme para poder transmitir seguridad.

Un tono de voz que por norma es seco o especialmente adusto produce desosiego en aquel que escucha y, lejos de transmitir autoridad, lo que los alumnos perciben es un enfado o un desagrado constante al mismo tiempo que injustificado.

No se debe menospreciar el valor comunicativo del silencio. Una pausa silenciosa en el momento oportuno motiva a los alumnos a participar en la dinámica del aula.

El silencio debe ser comprendido en su contexto y entender que puede llegar a tener un significado polisémico. En nuestro caso, el silencio puede ser utilizado: Como elemento de interacción: hacer una pausa silenciosa que, además vaya acompañada de ciertos movimientos gestuales como un levantamiento de cejas o un adelantamiento de la cabeza, invitará a los alumnos a participar en la dinámica de clase.

Pautas para Mejorar el Lenguaje No Verbal (Adaptado de Fernández, 2011)

Caminar erguidos ayuda a transmitir confianza y seguridad.
Asentir y/o inclinar la cabeza ligeramente mientras un alumno interviene denota interés por lo que él está comunicando y ayuda a reforzar su confianza.
Es aconsejable evitar fruncir el entrecejo frente a la intervención de un estudiante, ya que es un signo inequívoco de desaprobación y esto puede producir retraimiento en él/ella.
Es importante, siempre que sea posible, intercalar durante las explicaciones sonrisas cálidas y francas. Esto genera buen ambiente y demuestra nuestra disposición.
Los movimientos de las manos también son importantes. Las palmas de las manos abiertas expresan sinceridad e invitan a los interlocutores a participar en la conversación o, en este caso, en la dinámica de clase. Por el contrario, mantener los puños cerrados denota nerviosismo o incluso enfado.
Frotarse las manos puede ser interpretado como un signo de interés pero repetir este gesto con cierta frecuencia expresa una actitud impaciente que el alumno puede asumir como un reproche.
Además del tono y el volumen, el paralenguaje estudia el ritmo de la voz. Es importante que los profesores hablen con un ritmo ligero y armonioso ya que esto es fundamental para mantener la atención de los alumnos

Sin duda que la comunicación se hará efectiva en el aula y los estudiantes podrán comprender las instrucciones si a esto le agregamos técnicas que nos permitirán mantener la atención, para esto te dejamos lo siguiente:

Técnicas para mantener la atención de los estudiantes

  1. Inicio puntual y rápido de la clase sin ralentizarla con otras tareas.
  2. Asegurar la atención de todos/as sin excepción y no empezar hasta que ésta no esté garantizada.
  3. Advertir de manera individual al alumnado distraído por su nombre y no de manera general.
  4. Detectar y neutralizar el efecto de elementos distractores.
  5. Comenzar la clase con actividades que la favorecen: preguntas breves sobre lo tratado en la clase anterior, actividades prácticas de corta duración, cuestiones o
  6. interrogantes que susciten curiosidad.
  7. Cuidar la ubicación: acercar al alumnado de menor rendimiento para que se encuentre en un lugar adecuado para su correcta atención.
  8. Cumplir y hacer cumplir las normas: puntualidad, material… hasta hacer que sean interiorizadas.
  9. Alternar diferentes formas de presentación de los contenidos: lecturas, proyecciones, videos.

Esperamos que todas estas estrategias te permitan mejorar tu práctica pedagógica y la comunicación con tus estudiantes. ¡Vamos, que se puede!


¿Qué técnicas puedo utilizar para producir una positiva interacción pedagógica?

De acuerdo a los lineamiento del Mineduc un DOCENTE COMPETENTE en este ámbito es aquel que:

  • Utiliza estrategias que promueven la comprensión acabada de contenidos y procedimientos.
  • Formula Preguntas de Calidad que favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento.
  • Aprovecha la intervenciones de los estudiantes para clarificar y profundizar sus conocimientos y hace el uso del error como paradigma de su práctica pedagógica.
    Demuestra un buen manejo de los conocimientos de su asignatura y las estrategias metodológicas propias de su disciplina.
  • Utiliza las siguientes técnicas que favorezcan una positiva interacción con tus estudiantes en la sala de clases.

Técnicas para explicar conceptos

  • Utilizar ejemplos asociados a una explicación para profundizar los conceptos, que los estudiantes apliquen lo aprendido a ejemplos de la vida cotidiana, a situaciones o experiencias concretas.
  • Aprovechar la experiencia de los estudiantes a situaciones o hechos conocidos por ellos en su contexto cotidiano. Incorporar esta experiencia de los estudiantes para enriquecer el proceso de enseñanza – aprendizaje.
  • Utilizar los conocimientos previos de los estudiantes para relacionar los conocimientos anteriores con lo nuevo por medio de dos acciones:
    • A medida que los estudiantes entregan su conocimiento el docente realiza aclaraciones, hace precisiones y enriquece el concepto.
    • A medida que los estudiantes entregan sus experiencias previas y aprenden el nuevo conocimiento, el docente puede solicitar que apliquen lo que han aprendido a nuevas situaciones.

Para profundizar, mira el siguiente video:

Img video

Técnicas para explicar habilidades y procedimientos

  • Hacer uso del modelamiento para realizar un procedimiento y explicar de manera segmentada paso a paso.
  • Entregar orientaciones directas por medio de estrategias explícitas como por ejemplo “extraer las ideas centrales de un texto” a través de preguntas como: ¿Por qué crees que esa es la idea central del texto?; ¿Cómo te diste cuenta que esa es la idea central?.

Técnicas para aprovechar las intervenciones de los estudiantes en función del aprendizaje

  • Considerar el desempeño de los estudiantes para formular la respuesta correcta.
    No entregar directamente la respuesta correcta.
  • Considerar los errores de los estudiantes propiciando que éstos se den cuenta de sus errores y aprovechar las intervenciones de todos para enriquecer el aprendizaje.
  • Considerar siempre las respuestas de los estudiantes para la explicación de los conceptos, procedimientos y habilidades.
  • Propiciar un ambiente que logre que los estudiantes aprendan de sus propias respuestas.
    Ser capaz de realizar preguntas que permitan conducir las respuestas de los estudiantes para profundizar el aprendizaje.
  • Pedir a los estudiantes que justifiquen su respuesta o que desarrollen una justificación racional por medio de analogía de su vida cotidiana, ejemplo de sus afirmaciones.
  • Técnicas para realizar preguntas que favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento.
  • Formular preguntas que logren responder el ¿Por qué del fenómeno estudiado?, es decir que propicien la generación de hipótesis.
  • Formular preguntas que propicien predicciones de efecto o consecuencia del fenómeno estudiado ¿ Qué pasaría si….?
  • Formular preguntas que permitan evaluar el fenómeno estudiado ¿Cómo podrías justificar tu idea…? ¿Cómo utilizarías lo aprendido….?
  • Desarrollar preguntas que le permitan desarrollar comparaciones, inferencias y la transferencia de lo aprendido.
  • Formular siempre preguntas desafiantes.

En este contexto, es importante considerar las diferencias entre la interacción pedagógica y los procesos didácticos, un error que se suele cometer. El siguiente organizador gráfico clarifica ambos conceptos:

Interacción pedagógica y procesos didácticos
Interacción pedagógica v/s procesos didácticos

Recuerde: Formular preguntas de calidad y desafiantes, favorecen el desarrollo de habilidades superiores del pensamiento y mantienen el interés.


¿Cómo profundizar o ampliar el aprendizaje de habilidades a través del trabajo colaborativo?

La organización de aula en grupos heterogéneos, utilizando estrategias de aprendizaje colaborativo que permitan aprender con y de los otros, es una estrategia muy poderosa para propiciar la participación y el aprendizaje de todos, y crear un clima de apoyo y colaboración en el aula para desarrollar habilidades superiores del pensamiento.

Para que el aprendizaje cooperativo sea efectivo deben darse una serie de condiciones como:

  1. Pensar muy bien los criterios para agrupar a los estudiantes y el tamaño de los grupos (no más de cuatro estudiantes por grupo) en función de la actividad a desarrollar, asignar roles y funciones para que así todos los miembros del grupo trabajen y evitar que uno o dos no asuman el trabajo.
  2. Distribuir las responsabilidades de los estudiantes, planificar y evaluar las tareas, debe estar claro el cómo y para qué evaluar.
  3. Utilizar procedimientos de evaluación que combinen la valoración del aporte individual al trabajo colectivo. Por ejemplo asignar porcentaje de evaluación individual y grupal.

¿Cómo puedo lograrlo?

1. Organizar el espacio de aula

  • La organización de los muebles es fundamental y tiene la finalidad de permitir la movilidad para el trabajo en grupos grandes y pequeños, así como también el trabajo individual.
  • Se sugiere dejar un espacio central de aula con el fin de que el docente tenga contacto visual con todos los alumnos.
  • Los alumnos con mayores dificultades habrán de ubicarse donde tengan un mayor acceso a la información y puedan comunicarse mejor con sus compañeros y docente.

2. Considerar una amplia gama de materiales didácticos que permitan diferentes formas de utilización.

  • Se sugiere usar más material concreto para apoyar a aquellos niños que se encuentran bajo lo esperado.
  • Favorecer el trabajo con recursos más abstractos como, el texto escolar con aquellos niños que se encuentran sobre lo esperado.
  • Es preciso utilizar las TIC para ampliar y mejorar las oportunidades de aprendizaje para todos los estudiantes.

3. Combinar distintas formas de agrupamiento para la realización de actividades.

  • Trabajo individual, en parejas, en pequeños o grandes grupos.
  • Cuando se trabaja en grupos es importante privilegiar que sean heterogéneos en cuanto a los niveles y estilos de aprendizaje.
  • Para formar los grupos hay que considerar no sólo el rendimiento académico sino también el desarrollo de competencias esenciales para la formación ciudadana a través del respeto y valoración de las diferencias, comprensión mutua, la cooperación y la resolución pacífica de los conflictos (se recomienda agrupar a los estudiantes en equipo de cuatro integrantes).

4. Utilizar diversos métodos de enseñanza para proporcionar variadas experiencias de aprendizaje

  • No existe un método que sea igualmente válido para todos los estudiantes, por lo que es necesario conocer diversos métodos y técnicas y saber cuál es el más idóneo en cada caso.
  • Utilizar metodologías que incluyan actividades de distinto tipo, como puede ser el desarrollo de proyectos, el trabajo de talleres, aprendizaje basado en problemas, técnicas de simulación (análisis de casos y debates, roles playing, creación de historias a partir de una serie de preguntas, indagación científica, rompecabezas, metodología del juego, método SOLE etc.

5. Utilizar estrategias para favorecer la comprensión en la presentación de conceptos y procedimientos.

  • Para apoyar la memoria y la transferencia: Listas, organizadores, preguntas para activar la memorización, mapas conceptuales para apoyar el registro escrito y toma de apuntes.
  • Para guiar el procesamiento de la información: Por ejemplo explicar modelos que guían la exploración y la ejecución del contenido como una guía de trabajo que demuestre la secuencia de los contenidos.
  • Resaltar los conceptos esenciales: Utilizar múltiples ejemplos o contraejemplos para destacar características esenciales de los conceptos que se van a tratar.
  • Para la presentación y comprensión de los contenidos: Utilizar el tamaño del texto o imagen, contraste entre fondo y texto, el color utilizado para resaltar la información, la velocidad de las animaciones, sonidos, etc.
  • Incorporar apoyo de símbolos dentro de un texto, introducir explicaciones que clarifiquen definiciones dentro de un texto, presentar conceptos principales en forma de representación simbólica como ilustrción,cómic, video, fotografía y animación.

6. Utilizar diversas estrategias para conocer los conocimientos previos de todos los estudiantes respecto de los nuevos aprendizajes o temas que se van a abordar.

  • Animar a los estudiantes a que expresen oralmente lo que saben del tema, haciéndoles preguntas abiertas o cerradas o que lo comenten con un compañero o un pequeño grupo y luego lo presenten al conjunto del curso.
  • Utilice técnicas como por ejemplo los palitos preguntones, las tarjetas ABC u otras técnicas que normen la participación de los estudiantes para que expresen sus ideas, creencias y conceptos previos.
  • Proponer un debate o un dilema sobre un tema en que los estudiantes expresen sus puntos de vista.
  • Plantear un problema para que los estudiantes intenten resolverlo con los conocimientos que tienen en ese momento.
  • Realizar organizadores gráficos y mapas conceptuales que los estudiantes construyan con una serie de conceptos que el docente entrega.
  • Expresar lo que saben a través de dibujos o dramatizadores.

7. Utilizar diferentes técnicas para motivar a los estudiantes de forma que tengan una predisposición favorable al aprendizaje.

  • Explicar los objetivos o aprendizajes esperados de cada tarea e informar el conjunto de actividades que se van a abordar.
  • Asegurarse que todos los estudiantes han comprendido lo que tiene que hacer para ello el docente puede hacer preguntas en grupo o en forma individual.
  • Ofrecer la posibilidad que todos los estudiantes participen en la planificación de las tareas, en la definición de objetivos o que elijan entre una serie de actividades.
  • Considerar sus opiniones y puntos de vista sobre los temas a trabajar aumenta la motivación.
  • Se deben realizar tareas acorde a lo que los estudiantes conocen. El docente debe reforzar a los estudiantes por el esfuerzo que realizan y no sólo por los resultados que alcanzan.
  • Utilice la regla 2:1 (dos refuerzos positivos y luego uno negativo, esto ayudará a no producir rechazo a la tarea a realizar).
  • Contar anécdotas del propio docente o aprovechar acontecimientos de la vida de los estudiantes para que se motiven por el aprendizaje.

8. Utilizar diferentes técnicas para el cierre de la clase.

  • El papel de los docentes es crucial en el cierre de la actividad, haciendo preguntas guiadas que orienten el proceso de análisis y síntesis; ¿Qué se ha aprendido de acuerdo a los conceptos esenciales?¿Qué procedimiento utilizaron para aprender?¿Cuáles son las conclusiones más importantes respecto del tema abordado?.
  • Las preguntas deben ser realizadas en plenario y escritas en el pizarrón donde se deben escribir como conclusión las definiciones, la conclusión de la pregunta problema, la resolución del problema matemático entre otros.

Recuerda que para que los estudiantes aprendan, es necesario que sus profesores aprendan y para que los profesores aprendan es necesario que las escuelas se conviertan en instituciones en donde todos aprenden (Montecinos y Córtez 2015).

El siguiente video nos orienta con algunas estrategias para fomentar el trabajo colaborativo:

Para profundizar, te invitamos a ver el siguiente video:

Img video